Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de Toledo

Haz clic aquí para editar el subtítulo.

 

Rincón de la meditación

 

Oración a Santa Bernardita

Bernardita de Lourdes, joven humilde y sencilla,

fuiste elegida por predilección divina para contemplar a la Madre de Dios,

recibir su mensaje de conversión y entregarlo a los hombres de nuestro tiempo.


Hoy venimos también nosotros, los hijos de esta tierra, tus hermanos,

a saludarte y felicitarte, dispuestos a imitar tu fe y entrega al Señor.


Tú, que acudiste presurosa al encuentro de la Virgen,

préstanos tus pies ágiles para llegar hasta Jesús,

recorriendo el mismo camino que te enseñó María.


Tú, que con tu rosario alabaste a la Virgen Santa,

préstanos tus labios candorosos

para dialogar con Cristo, contarle nuestros problemas

y compartir las esperanzas de nuestros hermanos.


Tú, que en un cielo anticipado contemplaste extasiada a María Inmaculada,

préstanos tus ojos límpidos para admirarla en su grandeza

y ser como Ella humildes servidores del Señor.


Tú que recibiste una promesa de felicidad,

no en este mundo, sino en el otro,

danos tu corazón sencillo y generoso para cumplir siempre con nuestro deber.


Así, amando cada día más al Señor,

y reconociéndolo presente en nuestros hermanos,

merezcamos contemplar contigo en el cielo al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.


AMÉN

 
 

Dame, Señor, cosquillas

Señor, dueño de la alegría, del optimismo, de la felicidad, de la risa, dame cosquillas por todo mi cuerpo para reír a rabiar. Quiero, Señor, esa risa que a nadie molesta y que a todos contagia. Quiero reír a pesar de mis defectos y limitaciones y… hasta de mis pecados.


Me atrevo a más, Señor. Tú eres como la novia que, de recién casados, si el novio estropea la sopa, hasta le ríe la “gracia”. Tú nos quieres más todavía.

Por eso tú te ríes de nuestros fallos, defectos y hasta de nuestros pecados. Dame, Señor, “sal” para pasarlo en grande y hacerlo pasar a los otros; y ese “picante” que le da tanto sabor a la vida.


Me gustaría; Señor, tener siempre gusto por lo bueno, lo diferente, lo imaginativo, por el lado gracioso de lo trágico. Para eso dame unos ojos como los tuyos, que vean lo bueno, lo mejor de cada uno.


Dame esa capacidad de hacer chiste de mi cara larga y de mis agobios; y ese optimismo radical, contagioso, que ayuda a encontrar felicidad a quien es campeón de feos porque no puede serlo de guapos. Querría, Señor, que mi responsabilidad y solidaridad fueran siempre festivas. Y querría que cualquier celebración fuera tan gozosa como la mejor de las ferias. Quisiera que la resurrección tuviera la alegría y el grito del “gol” que en todos los estadios del mundo se espera.


Te pido, Señor, que todos los pecadores, entre los que estoy, puesto que no podemos dejar de serlo, que lo seamos con gracia, nunca con saña o mala uva.


Alfonso Francia, Oraciones desde la vida

 
 

Eres discípulo de Jesús si...

SI clavas sonrisas como banderas en todos los caminos de los que están sentados en la angustia existencial y en la marginación.
SI prestas a Cristo tus manos para que siga acogiendo y acariciando a los sin rostro atrayente… si prestas a Cristo tus labios, tu corazón, tu ser entero, para que siga amando a los desheredados de caricias y de los más elementales cuidados.
SI pasas por la vida disminuyendo las tristezas y las penas de los hermanos, que es, según el poeta, el trabajo más grande.
SI ofreces la propia sangre a cada instante como moneda de rescate por los aburridos y desencantados.
SI tienes manos abiertas para acoger, acariciar, levantar, sostener y ayudar a los débiles y pequeños.
SI tienes un estilo festivo de vivir, y el encanto, la sonrisa, el saludo y felicidad son los cuatro pilares de tu personalidad.
SI pasas por este mundo brindando alegría y disminuyendo las tristezas de los enganchados a las esclavitudes de la sociedad de consumo.
SI repartes a diario el pan de la alegría a los hambrientos del gozo y de la sonrisa.
SI te haces fortaleza para el débil, amistad para el abandonado y sonrisa para el desilusionado.
SI proclamas que el Cristianismo es una convivencia festiva, un estar de fiesta con Jesús, que es El mejor amigo, porque es el amigo que nunca falla. Si das a entender que el elemento festivo es algo esencial al Cristianismo… Si vives todo esto desde tu corazón, tú, chica o chico, serás "discípulo de Jesús".
¡Evidente!

Richard Cuadrado T.
 

Acto de abandono al Padre

Padre, me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras,
sea lo que sea. Te doy las gracias.

Estoy dispuesto a todo.
Lo acepto todo
con tal de que tu voluntad se cumpla en mi
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más Padre.

Te encomiendo mi alma,
te la entrego con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque tú eres mi Padre.

Charles de Foucauld
 
 

Saberte

Dame, Señor, la sencillez de espíritu,

la del alma dormida en su silencio,

abierta a todo con grandes ojos niños.

 

No quiero ya mi voz. Ni mi palabra llena.

Me aburre estar conmigo, tan atento,

seguro de una luz sin Ti perdida.

 

Así impotente, sólo, casa hueca,

va a colmarse tu voz de resonancias

familiarmente puras y serenas.

 

Dame, Señor, el abandono firme

ante el futuro ignoto y tu aventura

soñada tantas veces en secreto.

 

Estoy contigo. Piensa cuanto quieras

para hacerme sufrir o para verte.

Bien sé que lo prepara tu ternura.

 

Hazme a diario un pobre sorprendido

de cada hoja, de cada mano abierta,

tendida a la penumbra de mí mismo.

 

Viviré así este miedo más alegre,

con un verbo, no más, entre mis labios:

Saberte junto a mí, Jesús… saberte.


Pedro Miguel Lamet